Suramina

Lun, 18/08/2014 - 10:14

El autismo parece ser consecuencia de una comunicación celular anormal, según un estudio publicado en la revista Traslational Psychiatry y realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego (EEUU). Y lo que es más importante: una única dosis de un 'viejo' fármaco, la suramina, inyectada en rodeores de laboratorio fue suficiente para revertir los síntomas del autismo.
Hasta ahora, la suramina se usaba para abordar la enfermedad del sueño o tripanosomiasis africana, un trastorno parasitario. Al parecer, esta sustancia bloquea la vía de señalización extracelular, eliminando la respuesta de peligro típica de autismo.
Según Robert K. Naviaux, líder del estudio:

Las células se comportan como los países en guerra. Cuando comienza una amenaza, se endurecen sus fronteras. Ellos no confían en sus vecinos. Pero sin una comunicación constante con el exterior, las células comienzan a funcionar de otra manera. En el caso de las neuronas, podría ser que hay muchas o muy pocas conexiones. Una forma de ver esto relacionado con el autismo es la siguiente: cuando las células dejan de hablar una con otra, los niños dejan de hablar.

El aspecto negativo es que los efectos de la suramina no son permanentes. Una sola dosis se mantuvo efectiva en los ratones durante alrededor de cinco semanas; y tomar suramina a menudo no es bueno: puede provocar anemia y disfunción de la glándula suprarrenal. Con todo, los expertos están convencidos de que este descubrimiento ayudará a profundizar en este trastorno y, quizás, corregir las anomalías del autismo.
El descubrimiento de que una sola dosis de este medicamento pueda restablecer el metabolismo supone que fármacos más nuevos y seguros de esta familia de medicamentos podrían no necesitar ser administrados de forma crónica.

 

Extraído de http://www.nature.com/tp/journal/v4/n6/full/tp201433a.html