Condiciones medioambientales pueden causar autismo

Dom, 10/08/2014 - 21:24

La investigación realizada por científicos del Albert Einstein College de Medicina de la
Universidad de Yeshiva puede ayudar a explicar cómo algunos casos de trastorno del espectro autista (ASD) pueden ser el resultado de las influencias ambientales en lugar de mutaciones genéticas. Los hallazgos, publicados en línea en PLOS enetics, muestran el por qué las madres de mayor edad tienen un mayor riesgo de tener niños con autismo y podría allanar el camino para una mayor investigación sobre el papel del medio ambiente en el autismo.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EEUU anunció en marzo que uno de cada 68 niños estadounidenses presenta un trastorno del espectro autista - un aumento del 30 por ciento respecto a hace dos años cuando sólo 1 de 88 niños presentaba autismo. Un número significativo de personas con autismo tienen mutaciones de genes que son responsables de su condición. Pero una serie de estudios - particularmente aquellos que involucran los gemelos idénticos, en los que uno de los gemelos tiene autismo y el otro no - muestra que no todos los casos de autismo surgen de mutaciones.

De hecho, un importante estudio que cuenta con más de 14.000 niños con autismo y que ha sido publicado a principios de este mes en la revista de la Asociación Médica de Estados llega a la conclusión de que las anomalías de genes podrían explicar sólo la mitad del riesgo de desarrollar autismo. La otra mitad del riesgo se debe a "las influencias no genéticas", es decir a los factores ambientales que pueden incluir las condiciones en el útero o el nivel de estrés de una mujer embarazada o la dieta.